Sin la debida diligencia, el sufrimiento crece y se mata la esperanza

Se fomenta el desaliento porque en violencia familiar y feminicidios, los casos tardan más de un año en judicializarse… se van acumulando

Por Javier Arroyo