23 septiembre, 2020

Hace poco tiempo los padres de familia se preguntaban a qué edad un hijo debe comenzar a manejar un vehículo, pero por ahora la pregunta más urgente es cuándo debe tener un teléfono celular. Quizá para algunas personas el anterior argumento resulte exagerado, sin embargo, los riesgos a los que puede quedar expuesto un menor de edad al tener un celular son muchos. Para la psicóloga Fabiola Flores permitir tener un celular a un niño o menor de edad debe ir de la mano de la confianza, los valores que existen en la familia, pero sobre todo de una supervisión constante de los padres. “Tener celular es tener la posibilidad de muchas cosas que pueden convertirse en delito o que los pueden dejar expuestos a ser víctimas de algo”, explicó.

Cuestión de hechos, no de decisión

En 2016 el periódico norteamericano The New York Times publicó un reportaje sobre el discurso de cuándo es “bueno” que los hijos tengan celular; para ello entrevistó a una popular escritora sobre el tema. “Jesse Weinberger, autora de un libro sobre el tema llamado ‘The Boogeyman Exists: And He’s in Your Child’s Back Pocket’ (‘El coco existe: y está en el bolsillo trasero de su niño’), revela que el sexting empieza en el quinto año de primaria, el consumo de pornografía a los 8 años, y la adicción a la pornografía a los 11. Esos datos están basados en una encuesta entre 70,000 niños, que ella mismo aplicó y procesó. Entonces, al cuestionar a psicólogos sobre el adecuado uso de estos dispositivos, se vuelve complejo. “Se trata de una poderosa herramienta con millones de facultades positivas, pero igual en cuestiones negativas, lo que aumenta el riesgo cuando se deja en manos de adolescentes o niños que no saben medir las consecuencias de sus actos.

Cómo enfrentarlo

Algunas dinámicas en la vida no pueden vencerse, es decir, tarde o temprano tu hijo terminará con un celular en la mano. Mientras algunas autoridades en diversos países coinciden en que a los 12 años es una edad regular para hacerlo, otros refieren que a los 14 años. “En la adolescencia el joven comienza a exigir cosas que le dan pertenencia, las redes sociales los hacen existir, de modo que es en esta etapa cuando tendrá que llegar a un acuerdo con su hijo”, comentó Flores.

Para Jesse Weinberger, antes de conceder un celular a un hijo menor de edad es necesario realizar acuerdos, como una especie de contrato. Aunque pueda sonar poco común, la escritora asegura que debe haber reglas muy claras sobre el uso de los celulares, que incluyan consecuencias o castigos si los hijos las incumplen.

Uso de la tecnología

Existen diversas aplicaciones en los teléfonos que permiten “rastrear” los contenidos y el tipo de uso que los jóvenes le dan a sus celulares. “Al final los celulares no son malos, lo que abre el abanico de riesgos es el uso indiscriminado de internet”, agregó. Para finalizar la psicóloga consideró que no hay manera de evadir ese momento, pero sí de prevenir y proteger a sus hijos con buena comunicación.


Tener celular es tener la posibilidad de muchas cosas que pueden convertirse en delito o que los pueden dejar expuestos a ser víctimas de algo”


Fuente:

Fabiola Flores, psicóloga

Show Full Content
Previous ¡Glicerina!
Next Top Decoración

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Exfoliación con café

20 octubre, 2015
Close