11 agosto, 2020

Por Marisol Rodríguez /Foto: Internet

La alegría es una emoción básica en el ser humano, descrita como una sensación de bienestar, acompañada por sonrisas, un estado de ánimo alto y de satisfacción.

La psicóloga y maestra en comunicación Betsabé Ruizesparza Flores, señala que esta es esencial, ya que “nos ayuda en nuestra autoestima y resilencia para afrontar las situaciones cotidianas de la vida. La adversidad a veces nos sobrepasa pero una pizca de alegría llega el aprendizaje; aprendes a sentirte alegre, a sonreír más, a vivir”.

Con el objetivo de reflexionar sobre la importancia de tenerla presente en cada momento y su poder transformador, en 2010 fue declarado el 1 de agosto como su día mundial, iniciativa del colombiano Alfonso Becerra durante el Primer Congreso de Gestión Cultural celebrado en Chile.

Existen diferentes tipos de alegría. La especialista nos las describe:

  • Auténtica: Sensación de felicidad pura.Hilarante: La mostramos cada vez que algo nos parece cómico.
  • Fingida: No existe una emoción, por lo regular está enfocada hacia algún propósito.
  • Patológica: es un tipo de alegría donde se puede descontrolar la situación y perder la capacidad de comportamiento normal, así como los análisis de riesgos. La persona se puede mostrar irritable y hostil con el resto.
  • Vacía: Este tipo se desprende de lesiones en el cerebro las cuales hacen que las personas transmitan felicidad, pero sin ningún motivo, incluso en las situaciones menos adecuadas.

Algunos de sus múltiples beneficios

  • Reduce el estrés
  • Regula nuestra presión arterial
  • Mejora el rendimiento en cualquier actividad
  • Disminuye el dolor
  • Fortalece nuestro sistema inmune
  • Nos ayuda a tener un estado de ánimo regulado 

Cultívala cada día

  • La psicóloga nos invita a poner en práctica los siguientes puntos:
  • Sé consciente de tus fortalezas, esto te llevará a mejores resultados en cada ámbito de tu vida. 
  • Rompe las asociaciones negativas, por ejemplo, si ves tu trabajo como una carga negativa comienza a ver situaciones con humor, eso reducirá mucho tu estrés y empezarás a cultivar tu propia felicidad.
  • Conoce tus emociones, sé consciente de cada una de ellas. 
  • Desea la felicidad a los demás.
  • Refuerza el contacto físico como los abrazos.
  • Sé generoso, constante y determinado, de esta manera tu cuerpo se va a acostumbrar a generar emociones positivas y te vas a sentir más alegre.

Fuente: M.C. Betsabé Ruizesparza Flores /betsabe_ruizesparza@icloud.com

Show Full Content
Previous Multifuncional
Next ¿Estás lista para independizarte?

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Lo que tus hijos recordarán de su infancia

4 agosto, 2015
Close