Temen que violencia sea como en el 2010