Violencia, podría tener un detonante biológico

1 enero, 2017 | 5:00 am

Alejandro Vargas | NorteDigital

Actos violentos que acontecen en esta frontera de manera cotidiana: feminicidios, narcotráfico y agresiones domésticas, podrían tener un detonante biológico, según la teoría del espermatozoide caza

Foto: Norte

Actos violentos que acontecen en esta frontera de manera cotidiana: feminicidios, narcotráfico y agresiones domésticas, podrían tener un detonante biológico, según la teoría del espermatozoide caza, que desarrolló el psicólogo juarense David Camacho.

El profesionista indicó que se basó en algunas publicaciones de la revista Evolution, en las que se explica que existen dos tipos de esperma: el promedio y el caza, pero no fue sino hasta 2012 cuando comenzó a manejar que el hecho de que un espermatozoide caza (o guerrero) fecunde a un óvulo, pudiera ser una pauta para el desarrollo de la violencia.

La función del esperma guerrero –dijo Camacho– es eliminar algún esperma extraño o foráneo que no sea del hombre que en ese momento está teniendo un acto sexual, con el propósito de que sea él y no otro el que finalmente perpetúe su linaje fecundando a la mujer.

“Aunque se escuche políticamente incorrecto, una de las teorías que manejo es que en la naturaleza los fenómenos violentos se dan en gran medida como una forma de regular población; otra es la teoría del cazador, en ella planteo que los asesinos seriales, al igual que el esperma caza, buscan un objetivo muy definido”, comentó el psicólogo.

“Por lo regular –continuó– en los feminicidios de la ciudad, las mujeres atacadas son de bajos recursos. Esto quiere decir que tienen menos posibilidades de sobrevivir. Evolutivamente son débiles y por ello son el blanco de los asesinos seriales, que crea la naturaleza por medio de espermatozoides guerreros, para regular la cantidad de bienes para los fuertes”.

Alternativa para sobrevivir

Por otro lado, los temas de las agresiones domésticas y narcotráfico son abordados por el académico como una alternativa biológica para sobrevivir que se da mayormente en la periferia de Ciudad Juárez.

“Hay varios niños en las primarias de la periferia que, si tú les preguntas lo que quieren ser de grandes, te van a contestar: sicario, y es muy interesante… La naturaleza permite que los asesinos seriales existan porque eso va a mantener regulada a la población”, mencionó el teórico.

Según Camacho, “uno no crece si no tiene una situación adversa muy fuerte”, así que desde su punto de vista, el caso particular del bullying es una forma en que la naturaleza fomenta la evolución.

“Es como una forma de quitar la competencia. La violencia está hecha para que nos podamos preservar”, dijo el investigador, y concluyó afirmando que es una teoría que seguirá desarrollando con la intención de comprobarla en unos años.

¿Qué opinas de este artículo? Déjanos tu comentario

Entradas relacionadas

Acribillan a tres en la colonia Salvárcar

21 enero, 2017 | 9:12 am

67 queries in 0,760 seconds."

MULTIMEDIA

Síguenos