Vaticinan fin del SUTM

4 diciembre, 2016 | 5:00 am

Francisco Luján | NorteDigital

Con 80 millones de pesos cabada podría terminar el conflicto con el sindicato Único de trabajadores del Municipio, y de paso con el lastre económico de las jubilaciones

Foto: Manuel Sáenz / Juan Carlos Hernández

Representantes del sindicato y miembros del Ayuntamiento creen que en el fondo la administración de Cabada busca desaparecerlos y saben que legalmente esto es posible, pero tendrán que hacerlo de acuerdo con los estatutos legales.

El secretario de conflictos del SUTM, Héctor Cano Villela cuestionó, “¿quién es el presidente para desconocerlos?”.

El alcalde insiste en que no es un asunto en contra del sindicato, sino que se trata de un tema que es de interés legal.

Roberto Rentería Manqueros, secretario del Ayuntamiento, señala que el SUTM está obligado a acreditar su personalidad jurídica como cualquier persona moral frente a cualquier entidad pública.

“El Municipio tiene que estar seguro con quién está tratando, es lo único que demandamos”, sostiene.

Villela asegura que el alcalde “por ley está impedido inmiscuirse. La ley es tajante en este sentido, no se puede meter. Los trabajadores son quienes definen si tenemos o no personalidad para ello”, dice.

Señala que tienen personalidad porque negocian convenios y comparecen ante el Tribunal Laboral municipal, donde interpusieron la demanda contra la reversión de las 97 plazas sindicales y el despido de 56.

La dirigencia del SUTM convocó a sus mil 800 representados a una asamblea extraordinaria para el 5 de diciembre no para que elijan a sus dirigentes si no para, como es su costumbre, festejar la Navidad con una posada.

Sin embargo, Cano admite que valoran que “de continuar las cosas como están” convocarán a los miembros del organismo sindical para que a través de una elección interna designen a su mesa directiva de manera secreta, nominal o económica.

El régimen interno del SUTM establece que cada tres años tienen que celebrarse elecciones, de tal manera que a finales de septiembre pasado el pleno de los trabajadores adheridos al sindicato tenían que reunirse y el 15 de octubre los funcionarios electos del organismo debieron haber tomado protesta, lo cual no ocurrió.

Con respecto a ese procedimiento, el líder sindical señaló que ya ofrecieron una respuesta en el Tribunal Laboral, luego de que la administración de Cabada, ante el mismo organismo, pidió que los dirigentes del SUTM demostraran su personalidad jurídica.

En el mismo juicio administrativo, los abogados del alcalde también cuestionaron la supuesta incompetencia del tribunal para conocer el diferendo laboral que protagonizan.

Cano opina respecto al tema de la disolución del organismo que todos los alcaldes en algún momento lo piensan y cuentan con las herramientas suficientes para hacerlo, pero tienen que respetar los lineamientos legales y contar con recursos suficientes para indemnizarlos.

Duda alcaldía de representación sindical

El Gobierno municipal independiente no ha reconocido la representación de los líderes del Sindicato Único de Trabajadores del Municipio (SUTM) luego de que en el diferendo que libran en los tribunales interpuso un recurso en el que desconoce a la dirigencia del organismo sindical bajo el argumento de que a finales de septiembre de 2016 tenían que haber sido ratificados o cambiados por la asamblea de sus representados y no lo hicieron.

Ante los tribunales la administración ha solicitado demostrar que Héctor Raúl Cano Villela y Arturo Silvadoray Lícera legalmente son los representantes de los sindicalizados.

Semanas atrás las autoridades municipales desconocieron a la mesa directiva del sindicato a partir del litigio que ambas partes sostienen ante el Tribunal Laboral, luego de que el alcalde Armando Cabada canceló 97 plazas sindicales que la administración anterior autorizó un mes antes de entregar el Gobierno, con el acuerdo del SUTM.

a9-sindicato

El diferendo se polarizó cuando el mismo alcalde cesó a 56 de estos.

En este juicio el alcalde pidió al tribunal la demostración de la personalidad jurídica de los líderes del sindicato.

No es un asunto menor, antes del próximo 10 de diciembre la Tesorería municipal debe rembolsar alrededor de 20 millones de pesos a las cuentas bancarias del sindicato por concepto de retenciones de cuotas, préstamos otorgados por la caja del organismo, ahorros y otras prestaciones.

Nadie duda de que los recursos, correspondientes al último bimestre del año, pertenecen al sindicato, dice Cabada.

“Nos falta flujo de dinero, pero queremos saber con quién platicamos, a quién vamos a entregar estos recursos”, cuestiona el alcalde, quien públicamente insiste cuándo y cómo se cumplió con el procedimiento de elección de los representantes del sindicato.

El alcalde independiente asegura que no teme a que lo presionen con una huelga, pues considera que no les está dando motivos.

A dos meses de haber tomado posesión, el alcalde no ha recibido a los dirigentes del sindicato, pero sostiene que lo hará: “hasta que comprueben que estoy frente a sus líderes”.

Señala que el único interés que tiene en el caso es estar seguro de que con quienes se siente a platicar realmente sean los representantes legales de los trabajadores.

“No los desconozco… Si demostramos legalidad esperamos que en todos lados sea los mismo”.

Habrá consecuencias

Cabada señala que la omisión del procedimiento de elección de los líderes del SUTM acarrearía “consecuencias” de tipo legal, lo cual fue secundado por su secretario del Ayuntamiento.

Se le preguntó si estaba de acuerdo con que el sindicato requería purificarse con nuevos liderazgos, pero insiste en que su único problema es el de la legitimidad formal, pues no han demostrado que de acuerdo con sus estatutos continúan al frente del organismo.

– ¿Las supuestas omisiones o acciones de los líderes del sindicato podrían derivar en la liquidación del organismo?, se le preguntó al secretario.

“No creo que esto pueda llegar a tanto, simplemente si no demuestran que son los representantes; de acuerdo con sus estatutos, si existen deficiencias, las tienen que subsanar”, agrega.

Los funcionarios de la administración independiente niegan las acusaciones de los líderes del sindicato que los acusan de intromisión, pues contrargumentan que sus preocupaciones se reducen a actos estrictamente jurídicos.

“Cuando se rompen tradiciones y costumbres se presentan este tipo de problemas, pero yo no avizoro un problema mayor”, vaticina el alcalde, con la esperanza de que la sucesión de acontecimientos desemboquen en el mejor escenario posible, sin que en el intento sucumba el SUTM.

Perversiones arregladas

El proceso de transición en el Gobierno municipal dejó al descubierto prácticas que revelan cómo altos funcionarios y políticos en turno se sirvieron del sindicato de trabajadores para procurar trabajo seguro a sus allegados y pagar facturas políticas.

Funcionarios de la anterior administración, con el acuerdo del SUTM, sindicalizaron a 97 empleados de confianza, algunos de estos familiares de políticos, colaboradores cercanos y recomendados.

El Gobierno municipal independiente canceló las 97 plazas sindicales y después cesó a 59; algunos de estos contratados con altos sueldos, incluso días después de la jornada electoral del 5 de junio, en la que el partido en el Gobierno resultó perdedor.

El presidente municipal Armando Cabada sostiene que el problema con el SUTM es que no han demostrado que fueron elegidos por una asamblea que tenían que haber convocado el pasado mes de septiembre, aunque en los hechos también se ha encargado de desmantelar algunas prácticas apenas visibles.

NORTE de Ciudad Juárez dio cuenta de que Cabada Alvídrez cesó al hermano del exalcalde Héctor Murguía Lardizábal y al de la diputada Adriana Terrazas Porras, de acuerdo con informes de la Oficialía Mayor y del Sindicato Único de Trabajadores del Municipio.

Al mismo tiempo familiares de otros conocidos políticos priistas conservaron sus empleos en el Gobierno municipal, como el hermano de la exregidora Mireya Porras Armendáriz y primo de la diputada Terrazas, Sergio Porras, quien se desempeña como coordinador en la Dirección de Servicios Públicos de la zona de Zaragoza.

Sergio es hermano de la exregidora priista Mireya Porras Armendáriz durante los ayuntamientos 2004–2007 y 2013–2016.

Competencia de encono

Durante la campaña electoral, Cabada, como candidato independiente, y Héctor Murguía protagonizaron una competencia de encono que al término del proceso se propagó al Sindicato Único de Trabajadores del Municipio (STUM).

Los hermanos de Teto Murguía, Marco Antonio Murguía, y el de la diputada Terrazas Porras, Edgar Terrazas Porras, figuraron en la lista de los 59 empleados de confianza cesados por Cabada, cuyo Gobierno los seleccionó de una listado de 97 que fueron sindicalizados a última hora por la anterior administración priista.

a6-bloque-1-color

El hermano de Teto tenía más de 12 años trabajando para el gobierno municipal, incluso antes de que su hermano fuera presidente municipal durante su primer trienio, en 2004.

Marco Antonio empezó a trabajar en un puesto administrativo de tercer nivel en la Dirección de Servicios Públicos Municipales a partir de enero de 2004, donde permaneció la mayor parte de su paso por el Gobierno municipal.

El último puesto que ostentó fue como subdirector de área en la Dirección General de Desarrollo Económico, hasta su cese el pasado 15 de noviembre de 2016. El último sueldo como subdirector fue de 36 mil 400 pesos.

Con respecto al hermano de la diputada Terrazas, Edgar Terrazas, este inició como empleado de confianza a finales de agosto de 2008; el último puesto como coordinador de área.

Los hermanos del exalcalde y el de la diputada federal, entre otros familiares de conocidos priistas y funcionarios de alto nivel en activo, se encuentran entre los 97 empleados de confianza a quienes Cabada canceló el beneficio de asociación al sindicato.

El Ayuntamiento independiente seleccionó a 38 empleados, de los 97 en cuestión, para que continuaran prestando sus servicios en el Gobierno de la ciudad, aunque no les reconocieron sus adhesión al organismo sindical.

Revanchismo político

Los representantes del SUTM consideraron que el presidente municipal, con quien no se han reunido, les canceló las plazas en un acto de revanchismo político, pues en el pasado proceso electoral en que resulto electo el propio Cabada, el organismo sindical apoyó a otro aspirante: Héctor Murguía.

Trinidad Lara Cisneros, cuñada del exalcalde Javier González Mocken, quien inicialmente había sido incluida en la lista de los primeros 97 funcionarios sindicalizados, habría renunciado a su derecho de asociación, de acuerdo con líderes del SUTM que ya interpusieron una recurso jurídico ante el Tribunal Laboral.

En la lista de los beneficiados se encuentran ocho empleados de confianza que fueron sindicalizados después de las pasadas elecciones por la pasada administración municipal, además de que les asignaron puestos y sueldos altos.

Dentro de este segmento, Erika Belén Quiñones ingresó el 6 de junio de 2016, dos días después de la jornada electoral, con un sueldo de 36 mil 400 pesos mensuales como coordinadora administrativa y 30 mil 700 pesos como investigadora del registro público de la propiedad ya como plaza sindicalizada.

Otro servidor público con cuatro meses de antigüedad, José Alexey Silos, obtuvo el beneficio de la sindicalización con un sueldo mensuales de 27 mil 657 pesos.

En el cambio de empleados de confianza a trabajadores sindicalizados, los ocho funcionarios dejaron sus puestos de jefes, coordinadores y encargados para convertirse en ayudantes o asistentes de acuerdo con la caracterización de los puestos del sindicato.

En su momento se cuestiono al líder sindical Héctor Cano Villela, secretario de conflictos el SUTM, sobre los ocho empleados de confianza que sindicalizaron, con buenos puestos y sueldos, aunque tenían algunos cuantos meses de haber sido contratados por el Gobierno municipal que los privilegió.

Cano informó que saben que en la burocracia municipal hay un listado de 2 mil trabajadores que esperan asociarse con el sindicato, pero que la decisión y la responsabilidad de seleccionar y acordar a los empleados beneficiados es absolutamente de los representantes del Gobierno en turno, no del sindicato.

Precisó que, en todo caso, pudieron haber entrado en negociaciones con el presidente municipal, para abordar este y otros temas, pero que el propio Cabada Alvídrez hizo público que ni siquiera avisó ni muchos menos los consultó de la decisión que tomó unilateralmente.

Cronología del conflicto

El 17 de agosto inician las negociaciones del contrato colectivo entre el gobierno de Javier González Mocken y el SUTM, las cuales concluyen el 22 de septiembre con el anuncio oficial de que los trabajadores recibirían un aumento salarial del 4 por ciento y de paso acordaron la sindicalización de 97 empelados municipales.

El 10 de noviembre Cabada Alvídrez cancela las 97 plazas sindicales bajo el argumento legal de que no se respetó el proceso administrativo para su autorización.

Unos días después, los representantes del SUTM interpusieron una queja  ante el Tribunal Laboral municipal, en contra del desconocimiento de las 97 plazas sindicalizadas.

Inmediatamente después Cabada cesa a 59 de los 97 empleados a quienes había desconocido su afiliación al sindicato.

El 18 de noviembre el secretario de conflictos del SUTM, Héctor Cano Villela, interpone una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH).

El jueves 24 de noviembre suspenden la reunión de advenimiento entre el Municipio y el SUTM, debido a que el Gobierno de Cabada apeló ante el Tribunal Laboral que este es incompetente para resolver la pugna y por primera vez ante un organismo juridisccional cuestiona la personalidad jurídica como representantes de mil 800 trabajadores adheridos al organismo sindical.

El viernes 25 de noviembre el SUTM solicita un amparo ante el Poder Judicial de la Federación en contra de la reversión de 97 plazas sindicales y por el despido de 59 de ellos. Funcionarios municipales verifican si los dirigentes del SUTM son los representantes legítimos del asociación de trabajadores del Municipio, bajo el argumento de que a finales de septiembre tenían que haber sido elegidos por sus representados, a través de la instalación de una asamblea general.

Ese mismo día el secretario de conflictos laborales, Cano Villela, reclama al presidente la devolución de 21 millones de pesos retenidos a los empleados sindicalizados en conceptos de pago de cuotas, fondo de ahorro, préstamos y apoyo funerario.

El 30 de noviembre un tribunal federal desecha el recurso de amparo promovido por el SUTM, argumentando que no son la autoridad competente para resolver la disputa entre el Municipio y el sindicato.

El sindicato reacciona e interpone inmediatamente una demanda individual ante el tribunal que resuelve las controversias entre el Gobierno de la ciudad y sus trabajadores.

Canonjías millonarias

El Gobierno municipal tiene un total de 32 empleados que gozan de una licencia que los exime de atender sus plazas como trabajadores de la presidencia municipal.

a7-frase-color

Todos cuentan con permiso como comisionados en el SUTM, con un sueldo mensual de 25 mil pesos en promedio, más prestaciones.

El recurso asignado es tres veces superior al presupuesto destinado en 2016 a los institutos municipales de la Juventud y de las Mujeres.

De acuerdo con datos oficiales a los que NORTE de Ciudad Juárez tuvo acceso, significa que todo el grupo de trabajadores del Gobierno de Juárez asignado al organismo demanda recursos del gasto operativo de la administración por un monto total aproximado de 750 mil pesos mensuales –es decir, 9 millones de pesos anuales–, lo equivalente al triple de lo que tienen autorizado gastar los institutos municipales de la Juventud y de las Mujeres dentro del ejercicio presupuestal del presente año.

Los líderes del SUTM administran unos 100 millones de pesos anuales por concepto de las retenciones que la Tesorería municipal aplica a los empleados sindicalizados por concepto del tres por ciento de pago de cuotas, préstamos de ahorro de la caja del sindicato y aportaciones al fondo de ahorros de los trabajadores representados por la misma asociación.

El privilegio de los líderes

Los cuatro principales líderes de la mesa directiva del SUTM tienen cada uno sueldos asignados por un monto de 53 mil pesos, más prestaciones por concepto de bonos de transporte, despensa y puntualidad por 3 mil 100 pesos. Sus plazas sindicales corresponden a las de investigador RPP.

Ellos gozan de una licencia del presidente municipal que les permite separarse de sus funciones en el Gobierno municipal con la finalidad de que exclusivamente se dediquen a representar al organismo sindical como comisionados de tiempo completo.

Los cuatro principales dirigentes del SUTM, incluido su secretario general, Arturo Silva Doray, cobran 2 millones 692 mil 400 pesos anuales como comisionados del sindicato que representan.

Los otros tres dirigentes son el secretario de conflictos Héctor Cano Villela, también Jesús Ignacio Carreón y Carlos Villegas. Todos con plazas sindicales como investigadores del RPP y actuales funcionarios en el SUTM.

Héctor Cano Villela, secretario general de conflictos del SUTM, aseguró que es falso que cobran en la nómina del Gobierno municipal y en la del propio sindicato.

“Tenemos un sistema de contabilidad y reportamos a la Hacienda pública los ingresos y egresos que tenemos en el sindicato, estamos registrados como contribuyentes sin fines de lucro, pues administramos una caja de ahorro en apoyo a nuestros agremiados”, precisó el representante sindical.

Dijo que operan conforme a las exigencias de la ley y que son sujetos de fiscalización por parte de las autoridades hacendarias.

Añadió que restricciones fiscales no pueden lucrar con el ahorro y que solo prestan recursos a sus agremiados, con los ahorros de los propios trabajadores.

Señaló que el patrimonio de los trabajadores municipales no es personal y que como sujetos obligados de la nueva Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública serán el primer sindicato de trabajadores del sector público del país que participará en este proceso de rendición de cuentas a la sociedad.

¿Qué opinas de este artículo? Déjanos tu comentario

Entradas relacionadas

Beats para recibir el año

31 diciembre, 2016 | 8:00 am

67 queries in 0,814 seconds."

MULTIMEDIA

Síguenos