– Corral y el salomónico desalojo

6 enero, 2017 | 5:00 am

Don Mirone | NorteDigital

CONTROVERSIAL la decisión del gobernador Javier Corral de hacer uso de la fuerza pública para el desalojo de los manifestantes que bloquearon las instalaciones de Pemex y algunos puntos carreteros. Lo hizo cuando estaba por iniciar el cuarto día de movilizaciones y ya se sentía el desabasto de combustibles, alimentos y mercancías en las principales ciudades de la entidad.

PARA los empresarios, la acción fue tardía y blandengue, para las organizaciones sociales, grupos partidistas y dirigentes de todo tipo que se montaron en al ola de protesta, Corral enseñó el rostro represor del Partido Acción Nacional y violentó la garantía constitucional de libre manifestación.

EN ESOS extremos se situaron ayer las críticas, principalmente a través de las redes sociales, donde los enemigos políticos del gobernador, desde otras trincheras partidistas y dentro de su propio partido, se dieron vuelo.

OBSERVANDO el desarrollo del conflicto, a pesar de los hierros en la operación política, el gobernador Corral midió perfectamente la decisión que tomó para ordenar el uso de la fuerza policiaca. Lo hizo después de agotar el diálogo y anteponiendo el interés general de los chihuahuenses por encima de la razón de los manifestantes, y se ejecutó con impecable precisión, rapidez y limpieza.

CERO y van dos, primero los choferes del ViveBús a los que se les sacó del centro histórico de Chihuahua cuando quisieron medir al nuevo gobernador, y ahora, donde Corral actuó contra el deseo de algunos de sus aliados dentro del mismo Gobierno.

CADA quién sacará el saldo –positivo o negativo– y pagará sus daños. En general, al Gobierno de Chihuahua le fue bien. Los grupos sociales expresaron libremente su repudio al gasolinazo, hubo afectaciones pero no rebasaron los límites, no hay muertos, heridos ni saqueos y el nuevo amanecer salió con raspones, pero ileso, finalmente.

CON DOLOR del alma y resignación franciscana, el magistrado electoral César Lorenzo Wong Meraz, deja hoy la presidencia del Tribunal Estatal Electoral (TEE) y el plumón wearever, que le daba poder sobre el presupuesto del organismo. Sale después de que los togados José Ramírez Salcedo, Julio César Merino y Víctor Yuri Zapata le pasaron por encima a él y a su coequipero, Jácquez Adrián Jácques Flores.

EL NUEVO presidente del TEE, Víctor Yuri Zapata, toma la estafeta y el control político y administrativo de esa privilegiada ínsula burocrática, donde todos gozan de una jugosa nómina pública que les ayuda a sobrellevar la modorra de no hacer nada a lo largo de este año sin actividad electoral.

ANOCHE se esperaba otro mensaje a la nación del presidente, Enrique Peña Nieto, supuestamente con motivo de Año Nuevo. Antes encabezó una reunión de gabinete para evaluar la crisis generada por el gasolinazo y la creciente presión sobre la economía del país, con el dólar que rebasó los 22.00 pesos; y el robusto presidente del Banco de México, Agustín Carstens, salió a vender dólares en el mercado de divisas para proteger el peso de una mayor devaluación.

TITUBEANTE, pero ya asomó la cabeza el presidente del comité municipal panista, Jorge Espinoza Cortés, quien asegura que el partido sí está dispuesto a amparar a la gente que se ve afectada por la revalidación vehicular, ¡pero todavía no!, porque no hayan por dónde. Era más sano quedarse callado.

PERO COMO está de moda salir a destiempo y mal, Espinoza se animó a hacer lo mismo. Ahí está el ejemplo del gobernador Javier Corral, quien salió tarde a fijar su postura en contra de los bloqueos de casetas y recaudaciones de rentas; también el presidente Enrique Peña salió a empeorar el asunto del gasolinazo con el mensaje frívolo del miércoles pasado. ¿Y por qué yo no? Se habría preguntado el dirigente blanquiazul.

ANTE LA crítica al abogado panista por no tender la mano a la ciudadanía contra los impuestos estatales como en años anteriores, el presidente del CDM del PAN se aventuró a decir que sí ayudarían a los juarenses, pero que hoy a diferencia de los años anteriores la Ley de Ingresos no contempla un impuesto nuevo, sino el pago de un derecho vehicular, por lo cual no hay argumento jurídico para defender al ciudadano.

PARA DEJAR de ser una figura decorativa, Mirone supo que el síndico Aarón Yáñez envió al Cabildo recientemente una iniciativa de ley para reformar el Reglamento Interior del Ayuntamiento del Municipio de Juárez, solicitando que el síndico tuviera no solo voz, sino voto al interior del Cabildo. Posteriormente la iniciativa sería turnada al Congreso del Estado.

Y ES QUE ocurre con frecuencia que cualquier regidor o el propio alcalde debaten durante horas asuntos de escaso interés para los ciudadanos, y al final de cuentas el sentido del voto que emiten va en contra de sus propios argumentos, ya sea por consigna politicopartidista o por mera incongruencia.

El punto es que el síndico solo puede hablar y hasta debatir pero no puede votar; y aunque sea muy convincente, el cuerpo edilicio votará como mejor les convenga y no por convencimiento, de ahí la necesidad de que la figura del síndico tenga más peso en las decisiones del Cabildo.

ACTUALMENTE LA sindicatura está facultada, además de auditar y revisar todo lo que se desprende de la cuenta pública municipal, para asistir a las sesiones de comisión de regidores. Eso hace a su representante poseedor de información que le permite ejercer un voto razonado en las sesiones de Cabildo, ese es el argumento que pronto estará en discusión.

ESTE VIERNES cierra la convocatoria para renovar la presidencia de la Cámara Nacional de Comercio de Ciudad Juárez, donde sale el malogrado Alejandro Ramírez, quien habría intentado en vano ser diputado local el año pasado. Buscará dejar nuevamente en el cargo a su compadre Rogelio González Alcocer.

EL AHORA aspirante a presidir la Canaco, expresidente de la Asociación de Hoteles y Moteles, ya había pasado por ahí cuando cubrió el interinato de Alex Ramírez, quien se aventuraba por una diputación bajo la bandera del Partido Revolucionario Institucional.

ROGELIO GONZÁLEZ también batea del lado tricolor, pero tiene vasos comunicantes con el área comercial y turística del Gobierno corralista, por lo cual le ven posibilidades de representar bien al gremio que se siente desplazado por el nuevo amanecer. No han podido hallarle cuadratura al círculo por no entenderse con el nuevo Gobierno; no son los únicos, sus colegas de otras cámaras, los colegios de profesionales, maestros, periodistas, entre otros sectores, andan por las mismas.

AL SUBSECRETARIO de Gobierno, Ramón Galindo Noriega, le está ganando la víscera. Ayer minimizó las protestas y todos los problemas que se han generado por el gasolinazo y se atrevió a decir que se trata de un acto político, es decir, las molestias de miles de chihuahuenses las mandó a volar.

FRENTE A LAS cámaras y celulares de los colegas que ayer cubrían las protestas en las oficinas de Gobierno, se puso a vociferar que la toma de las casetas de cobro en los diferentes puntos carreteros era para boicotear el Gobierno de Corral, por lo que investigarían a fondo quién está tras estas manifestaciones. Esto no pudo menos que soltar algunas risillas de los presentes.

EN POCAS palabras, Galindo sentenció a los dirigentes de estas protestas que tendrán que pagar las consecuencias. De entrada les dejó en claro que ya no permitirán estos bloqueos y que harán uso de la fuerza pública para evitarlas. Según él, Javier Corral se comunicó con otros gobernadores de otras entidades y en ningún lugar hicieron bloqueos como en Chihuahua. Sin decir nombre, dijo que tras esto está un partido político que anteriormente estuvo en el poder y que quiere descarrilar la administración estatal.

UN GRUPO de manifestantes liderados por motociclistas, transportistas y representantes de colonias vulnerables de Juárez, alzaron la voz para censurar las medidas del Gobierno federal, pero también hicieron una sentida crítica contra el Gobierno estatal: los destellos del nuevo amanecer nomás no llegan a los de a pie.

LOS INCONFORMES bloquearon por espacio de dos horas las instalaciones del SAT en esta frontera; aquí no permitieron la entrada y salida de personas. Más tarde acudieron a las oficinas de Gobierno para encarar a Ramón Galindo, representante del gobernador, para exigirle la intervención del mandatario, pues pareciera que está de acuerdo con el Gobierno federal.

LOS QUEJOSOS criticaron al gobernador Javier Corral por mostrarse muy frío y apático ante el incremento de la gasolina y no hacer nada para defender a los que votaron por él, pues vislumbraban una luz de esperanza, pero nada; igual pidieron la intervención del presidente Armando Cabada y dialogar con el Gobierno federal para que se dé un trato especial a Juárez.

¿Qué opinas de este artículo? Déjanos tu comentario

Entradas relacionadas

Sin miedo a Trump: Corral

21 enero, 2017 | 3:59 am

‘Operaba Duarte como delincuente’

21 enero, 2017 | 3:39 am

MULTIMEDIA

Síguenos